Arqueología Tropical: Los Electrónicos

 

Los Electrónicos (c. 1970) Bogotá, Colombia.



La experimentación con las músicas tropicales y con los ritmos y sonoridades de la música colombiana no son un fenómeno que se remonte al pasado reciente. Si bien hoy en día existen agrupaciones colombianas que nos parecen casi de otro planeta, por sus experimentaciones sonoras, existen grabaciones que hace casi 50 años generaron el mismo efecto, y que hoy en día muchos siguen escuchando para entender cómo fue el camino que atravesó la música tropical colombiana hasta el día de hoy.  

Chúpame el dedo - Monsanto (2014)



Los Electrónicos fueron una agrupación de folk rock bogotana vigente durante los primeros años de la década de los setenta. Manuel Drezner, dueño de los estudios de Ingeson en Bogotá reunió a músicos importantes de la escena del momento para crear esta agrupación en cuyo repertorio se encontraban versiones lisérgicas y vanguardistas de temas clásicos de la tradición musical colombiana. La formación que grabó el álbum de 1971 estaba conformada Francisco Zumaqué, Armando Velásquez, y Luis Felipe Bustos en los órganos y teclados, Jaime Rodríguez en la guitarra, el baterista italiano Roberto Fiorilli y Marcos Giraldo en el bajo. Este primer y último álbum de Los Electrónicos que se tituló Tradición en Transición incluye versiones de “El Caimán“, “El alegre pescador“, “Tiplecito de mi vida“ y “Brisas de Pamplonita“ entre otras, en donde se pueden escuchar influencias de jazz y donde se siente un deseo de exploración y experimentación en donde se destacan las intrépidas melodías en las guitarras eléctricas y en los órganos. Una de las razones por las cuales se grabó este disco fue porque según Drezner, la música colombiana tendría vigencia para los jóvenes si se adapta a lenguajes contemporáneos con los que ellos se identifiquen. Cincuenta años después vemos que esto sigue sucediendo.

 

 

 

 

 

 

La carrera musical de Los Electrónicos fue corta y fugaz pero muchos de ellos tienen hoy un puesto muy especial en la historia de la música al ser hitos de la música tropical, del jazz y del rock como el maestro Francisco Zumaqué, o Roberto Fiorilli con su agrupación Los Speakers. Este álbum es hoy en día considerado por muchos ser una joya musical y uno de los discos que da fe de que la exploración de las músicas colombianos y su experimentación de otros lenguajes musicales se remonta a más de cincuenta años atrás.

El sello especializado español Distrolux, filial de Munster Records re-editó Tradición en Transición de Los Electrónicos e incluyó en su catálogo en el 2006 para deleite de entusiastas y coleccionistas.

 

 


Satoshi Takeishi: el japonés que le aprendió la cumbia al Diablo

 

 

 


Satoshi Takeishi

Satoshi Takeishi
(Foto: allaboutjazz.com)

 

En 1984 se lanzó bajo el sello Fonosema “Macumbia”, un disco que muchos consideran especialmente significativo para el jazz Colombiano. Un disco que no solo contó con la dirección del compositor colombiano Francisco Zumaqué. Un disco en él participó un combo de músicos potentísimos conformados por Mauro Ferri en la trompeta, Gustavo García en el trombón, Juan Vicente Zambrano en el piano y el sintetizador, Luis Pacheco y Orlando Riaza en la conga y percusión, Lisandro Zapata en el bajo, Edward Helpbain en la trompeta, Antonio Arnedo en el saxofón, y el japonés Satoshi Takeishi en la batería.  

 

 

 

 

Takeishi grabó este disco como parte de su experiencia en Colombia en la década de los 80 en donde se dedicó a tocar y a viajar por Colombia durante 4 años. Llegó desde Boston motivado a explorar la música latinoamericana y terminó en Bogotá por invitación de un amigo. Nació en la ciudad de Mito en Japón en 1962.

 

Sin embargo a Takeishi no solo le esperaba un capítulo con Macumbia, ni con los músicos que participaron en él. No solo le esperaba una historia con Francisco Zumaqué, ni con el tema homónimo al álbum, que además muchos consideran ser la primera grabación de jazz colombiano en la historia. A Satoshi Takeishi le esperaba una historia mística que hasta el día de hoy no termina y que dentro de ella cuenta hasta con el mismísimo Diablo.

 

 Encarnacion Tovar

Encarnación Tovar, "El Diablo"

(Foto: elaguijonmusical.wordpress.com)

 

 

El maestro Encarnación Tovar, también conocido como “El Diablo”, fue ganador en 15 ocasiones del premio al mejor tamborero del Festival de Gaitas de Ovejas, Sucre. Dentro de sus alumnos destacados se encuentra Braulio Arnold, pupilo suyo que le arrebató con apenas 15 años el título en una ocasión, los bogotanos Andres Felipe Salazar, Maria José Salgado y Jorge Sepúlveda de la agrupación Curupira. Encarna, como era llamado cariñosamente por sus amigos y familiares dejó este mundo a sus 67 años. Sin embargo, a Takeishi, y a muchos otro aprendices más les dejó los secretos de la gaita corrida, del bullerengue, de la cumbia, y de “la maquina” un estilo que inventó y que hoy jóvenes y talentosos tamboreros como Juan Carlos “El Chongo” Puello siguen interpretando.

 

 

 

 

 

Takeishi siguió grabando con Antonio Arnedo y hoy está dedicado a tocar con agrupaciones de jazz alrededor del mundo y con músicos como Ben Monder y Chris Dahlgren.

 

 

Celebrando 65 años de sabor: 5 temas de Fruko que quizás ho ha escuchado

 

 

El pasado 7 de Julio cumplió sesenta y cinco años uno de los músicos más influyentes de la música tropical colombiana de todos los tiempos, de los cuales lleva más de cincuenta dedicado a gozar. Oriundo de la capital de antioquia, Julio Ernesto Estrada comenzó su carrera a los trece años como el “muchacho de los mandados” de la mítica disquera que Don Antonio Fuentes fundara a mediados de la década de los treinta. Desde ese momento, Fruko, no dejaría los estudios de grabación de Discos Fuentes hasta consagrarse como un peso pesado del sabor.

 

 

 Su apodo se lo ganó por su parecido a la mascota de la reconocida marca de salsa de tomate. Sin embargo, y no en vano, le haría eco a su apodo con una trayectoria en la que se destacó como productor, compositor, bajista, cantante, corista, arreglista, director musical e ingeniero de grabación. Logró consagrar a su orquesta Los Tesos de la que hizo parte el célebre Joe Arroyo, como una de las grandes exponentes de la salsa colombiana en el mundo, dando un triunfal concierto en el Madison Square Garden de Nueva York en el año ‘76 en el que también participó Andy Harlow y su orquesta. Dentro de sus proyectos musicales se encuentran, entre otros, Los Latin Brothers, Los Líderes, Los Bestiales, Banda la Bocana, la Sonora Carruseles, la Sonora Dinamita y Los Corraleros de Majagual, Wganda Kenya y Afrosound.

 

 Su legado va más allá de lo que el célebre escritor caleño, Andrés Caicedo, describe -de manera peyorativa- en su novela “Qué viva la música” como el “Sonido Paisa”. Fruko quedará enmarcado en los anales de la historia musical colombiana como uno de los grandes precursores tropicales.

 

 En Colombian Loops queremos rendirle un especial homenaje con una playlist de temas de los que Fruko hizo parte, y que tienen la particularidad de ser rarezas de su universo musical.

 

 

 1. Wganda Kenya. El Abanico - Fuentes (1976)

 

 

 

Wganda Kenya nos lleva a un vuelo Medellín-Nairobi sin escalas. El sonido africano se tomaba los estudios Fuentes en la segunda mitad de los setenta. Con Fruko en el bajo liderando, un afrosound criollo hecho en Medellín, Wganda Kenya se consolida como uno de los experimentos con más carácter de Discos Fuentes.

Dato Curioso: El Frente Cumbiero le hará un homenaje casi 40 años después a Wganda Kenya con su canción Bestiales 77.

 

 

2. Afrosound. Ponchito de Colores - Fuentes (1974)

 

 



El disco de 7 pulgadas lanzado por Discos Fuentes en 1974 dice que la autoría de “Ponchito de Colores” es de la compositora ecuatoriana Lupe Meléndez. Más de cuarenta años después se sabe que el organista ecuatoriano Polibio Mayorga componìa, entre otros, con este pseudónimo.

 Dato Curioso: Ponchito de Colores es conocida también como La Cumbia de los Patos por sus raros y particulares timbres.

 

 

3.Afrosound. El Pesebre - Fuentes (1976)

 

 

Dado el éxito de la disquera Fuentes con su agrupación Afrosound, Codiscos, casa disquera competidora de fuentes decide lanzar al Grupo La Droga como contraparte. Tanto Afrosound, como el Grupo la Droga hicieron una versión de “El Pesebre”, canción original de Gildardo Montoya, guitarrista paisa. Este sencillo fue un éxito en su tiempo y hoy en día es un clásico del chucu chucu decembrino en la región antioqueña.

 


4. 
KV33. Go Pato - Fuentes (1994)

 

 

 

Uno de los productos más exitosos de la música tropical Colombiana, han sido los compilados “14 cañonazos bailables” serie que Discos Fuentes lanzó año a año para las fiestas de diciembre desde los años 70. En el compilado de 1994 aparece este tema, el cual es una versión del one hit wonder noventero del inglés Pato Banton. Aunque no tuvo mucho éxito, la agrupación KV33 aportó al catálogo de Fuentes esta rareza de la que Fruko fue productor.

 

5. Cumbia de Sal. Cumbias en Moog - Fuentes (1979)

 

 

 

Cumbias en Moog fue un experimento sonoro liderado por Fruko en el que se exploraron los timbres de este famoso sintetizador. De este proyecto solo se conoce un disco de 7 pulgadas que también lanzó la disquera Pearless. Una verdadera joya.

Creación sonora con Loops y Samples: Una realidad actual y una posibilidad

No es un secreto reconocer que las ideas nuevas en las diferentes formas de expresión artística se basan en recuerdos, en retomar o a veces, en replantear cosas ya hechas. Somos el resultado de un pasado que se renueva todo el tiempo y del que pueden brotar novedades y buenas cosas.

Con el advenimiento de la capacidad de grabar y reproducir sonidos, el uso de fragmentos previamente grabados se convirtió en una posibilidad creativa y en un proceso artístico que no deja de suceder.  Así es como loops, sonidos pregrabados o preinstalados en algunos equipos, al igual los fragmentos sonoros de una gran cantidad de música están siendo usados desde los ochenta. Pero es cierto que usar grabaciones previas se hizo de tiempo atrás; solo que antes fue un asunto complicado y casi únicamente destinado a los productores de estudio.

De seguro hemos podido reconocer algunos de estos fragmentos s lo largo del tiempo. Y si no es así, aquí hay algunos loops y fragmentos sonoros que han hecho de las suyas en nuestro oído y sociedad.

 

1. Sleng Teng

Este riddim, es uno fundamental del reggae. Apareció en el teclado clásico de Casio MT40

Y se ha venido usando desde los años ochenta hasta a la actualidad en el mundo de reggae y el raggamuffin.

 

 

2. Patrones de Batería.

Aquí hay 25 muestras sonoras de patrones de batería que han sido usados en la música de los últimos años.

De seguro hay algunos que reconocemos en el pop o hip hop que hemos escuchado desde los ochenta.

 

 

3. MARRS:  Pump up the volume

Cuando las normas alrededor del uso de fragmentos sonoros no existían o eran muy laxas, un grupo de productores británicos logró hacer esta canción que se convirtió en una especie de pionera en el uso de esos fragmentos.

 

 

4. Beastie Boys: Paul´s Boutique

Este disco de 1989 es un hito histórico. Contiene la no despreciable lista de más de 100 samples (fragmentos sonoros) que esta trío usó. Pero también existe una versión “limpia” del disco que saca los fragmentos que no obtuvieron permiso para ser usados.

 Y el mundo hasta ahora despertaba.

 

 

5. Dj Shadow: Entroducing

El disco entero de 1996 fue hecho a partir de montones de fragmentos de discos que Shadow recopiló a lo largo de los años. El resultado ha sobrepasado las expectativas y es un clásico del género.

 

 

6. The Grey Album

Unir los Beatles con el hip hop de Jay Z fue lo que hizo Danger Mouse en este experimento. No se puede publicar, pero existe.

 

 

Ahora bien, si este uso de fragmentos se convierte en un pilar esencial para la creación, cómo hacemos para que lo que ofrecemos desde el mercado musical se convierta en un incentivo sonoro de buen uso?

Si bien existen cientos de librerías y bancos de sonido cuyas muestras se pueden usar legalmente luego de adquirir licencias, muchas veces queda la duda de quién está detrás de esos sonidos. Y así es como creamos una selección sonora de alta calidad, para que la comunidad de creadores bien pueda tener la música colombiana al alcance.

 

Los loops de la música colombiana que están aquí están cuidadosamente grabados y están deseosos de recorrer el mundo. Y nadie puede impedir que eso suceda.

 

¿Ya los has probado?

Ahora de seguro no hay motivo para no hacerlo, porque están clasificados y se pueden usar sin impedimento alguno.

Ahora si llegó el momento de los bancos de sonidos con sello colombiano. 

CINCO DISCOS PARA ENTENDER LOS INICIOS DE LA CUMBIA EN COLOMBIA

Hablamos con Mario Galeano, director del Frente Cumbiero y fundador de Ondatrópica. Curioso investigador, coleccionista  y toda una autoridad cuando se trata de mirar atrás en la línea del tiempo donde la cumbia es protagonista y los tesoros musicales no dejan de esconderse.

EL PARLANTE AMARILLO RESEÑA A COLOMBIAN LOOPS

Gracias a la demanda de sonidos colombianos por parte de músicos de todo el mundo, y con la intención de que la música cruce fronteras a través de otras plataformas, la Fundación Poliedro lanzó en 2014 este novedoso proyecto, llamado Colombian Loops.

UN BANCO DE SONIDOS LE DARÁ LA VUELTA AL MUNDO

Ernesto Santos siempre estuvo convencido de que algunos de los sonidos repetitivos de la canción 'Indian Flaute' de Timbaland, rapero y productor de cabecera de estrellas mundiales de pop como Madonna y Justin Timberlake, no venían de la India.

COLOMBIAN LOOPS, BANCO DE SONIDOS COLOMBIANOS

En Órbita habló con Johana Pinzón, directora de la Fundación Poliedro, quien desarrolló el proyecto Colombian Loops, un banco de sonidos colombianos grabados en diferentes lugares de nuestro país y que servirán como fuente para compositores, músicos,  DJ´s y cualquiera que quiera crear música.

10 Item(s)